La documentación de cabina

En no pocas ocasiones he hablado (y no me cansaré de hacerlo) de lo importante que es el trabajo del intérprete antes del comienzo de una conferencia, es decir de la preparación. Pero no hay que olvidar que una vez hemos realizado la labor de detective y de ratón de biblioteca nos queda decidir cómo trasladar toda esa información a la cabina, decidir qué llevar. La cabina de interpretación es un espacio reducido y limitado, por lo que hay que tener en cuenta que además del equipo de supervivencia que recomienda la AIIC (cuaderno y papel de notas, bolígrafos, lápices y sacapuntas, marcador fluorescente, toallitas húmedas para limpiar los auriculares, abrebotellas, caramelos o pastillas para la garganta, sujetapapeles o grapadora, prismáticos, botellín de agua, y algún tentempié, etc.) tenemos que meter en el porsiacaso muchos papeles: el orden del día, el listado con los nombres de los ponentes y asistentes, una relación de organizaciones (y siglas), copias de las presentaciones, artículos de los ponentes, listas terminológicas, diccionarios varios, glosarios, portátil o tableta, apuntes propios, chuletas con los términos clave, etc. ¿Y ahora qué me llevo?

Cada intérprete es un mundo y se prepara y documenta de la manera que mejor sabe, o puede, antes de interpretar. Al igual que hay muchos estilos de interpretar, existen también muchas maneras de prepararse antes de una conferencia y muchas formas de utilizar esa información en cabina. Hay intérpretes que no necesitan llevar nada a cabina y otros sin embargo tienen que llevar la casa a cuestas. Algunos pueden consultar listados, ordenadores, diccionarios o la prensa mientras interpretan y otros necesitan concentrar toda su energía en el discurso. Cada maestrillo tiene su librillo. Yo suelo tener siempre un diccionario en cabina y llevar varios listados elaborados previamente por mí, más como apoyo moral que como herramienta de trabajo, pues pocas veces los consulto. A mi me resulta más útil la información concisa y resumida en pequeñas tablas, o mi inseparable cuaderno donde tengo organizadas las ideas del tema que voy a interpretar. ¿Qué os lleváis vosotros a cabina?

La chuleta



El cuaderno

El listado



La presentación

Los diccionarios

El ordenador

17 comentarios en “La documentación de cabina”

  1. Muy buenas tardes (casi noches).

    Soy alumna de traducción e interpretación y siempre que puedo me leo tus artículos porque suelo sacar algo que aplicar en las clases. Aunque el esfuerzo, en comparación, no tenga nada que ver con el que se realiza en la interpretación profesional, cada día supone un reto para nosotros los alumnos, que hace poco no creíamos que fuera posible dividir nuestra materia gris en dos.

    Me lanzo a escribirte ahora en relación con el tema de la documentación previa a la interpretación. Nuestros profesores se encargan de no dejar que ni por un momento se nos pase por la cabeza que podemos sobrevivir sin ella. Aun y cuando somos conscientes de ello, suele ser una de las fases que más nos cuesta, llegando incluso a cometer el tremendo error de no prepararnos bien los temas ante la abrumadora cantidad de información que solemos encontrar.

    Sabiendo que en este mundo profesional cada uno tiene sus métodos como bien dices, me encantaría que un día de estos te animaras a explicar brevemente el tuyo para tener la visión de alguien que vive de la interpretación.

    Un salduo y felicidades por el blog 🙂

  2. Hola Lara:
    Muchas gracias por tu comentario;-) Tus profesores tienen toda la razón del mundo, la preparación y el trabajo antes y después de la conferencia es esencial. Y es cierto que cada uno se prepara a su manera….así que seguiré tu consejo y prepararé una entrada sobre ese tema, explicando cómo me preparo yo y otros compañeros…que espero pueda rresultar de utilidad 😉
    ¡Un saludo!

  3. Yo siempre llevo el cuaderno, las hojas de glosario, algún diccionario especializado, el portátil, hojas en blanco para apuntar sobre la marcha el vocabulario que usen, las presentaciones y un USB para que me pasen información extra. Además de eso, uso los post-it para las siglas (que decoran toda la cabina) y más que ir a trabajar da la impresión de que me mudo a vivir ahí.

  4. Jajaja y ¿dónde metes tanta cosa? en las portátiles no creo que tengas mucho espacio 😉
    Por cierto, yo también soy aficionada a los postit de siglas 😉
    Gracias por pasarte Aída…¡Un saludo!

  5. Clara,
    Excelente artículo acerca de lo importante y de las varias maneras de hacer la preparación del intérprete. Muy humildemente, quisiera compartir un artículo que escribí en mi blog acerca de la cooperación entre los equipos de interpretación y la gestión de terminología, en http://www.allinportuguese.com/blog/2011/08/03/terminology-management-simultaneous-interpretation/
    Gracias por leer y un saludo desde las Montañas Rocosas!
    Cris Silva
    http://www.ALLinPortuguese.com/blog

  6. Hola Cris,
    Muchas gracias por tu comentario y por la entrada que adjuntas. Desde luego es un complemento perfecto para este post 😉 Y así conocemos otro blog sobre traducción e interpretación 😉
    ¡Un saludo!

  7. Hola
    pues yo tengo una maleta de trabajo exclusiva para cabina con ruedas. Al principio me parecía un poco absurdo pero estaba harta de ir cargada con:
    post it, cuaderno de consecutiva, mil bolis de diferentes colores, portátil, USB, diccionario de sinónimos, grabadora, thesaurus, diccionarios del tema, glosarios, toallitas, prismáticos, pastillas para tos, neceser personal, ponencias, etc….
    y ahora creo que es lo mejor del mundo. siempre está preparado para “actuar” y tiene todo lo que necesito en cabina y sé que nunca olvidaré nada y además, mi espalda dejó de sufrir!
    saludos
    María

  8. ¡Pero qué buena idea, María! En un principio podría parecer absurdo ir con una maleta a cabina, como dices, pero me parece una idea de lo más práctica y “ergonómica”; gracias por compartirla 😉
    ¡Un saludo!

  9. Permitidme que desde la ignorancia os pregunte:

    Si se trata de interpretación consecutiva, ¿cómo os da tiempo a consultar el material? Ay, esta palabra la tengo en la libreta, que se ha quedado debajo del glosario, ay, el diccionario me molesta… y todo ello sin perder el hilo, claro.

    Ni qué decir tiene, que los intérpretes de cabina me parecen superhéroes y superheroínas. 🙂

  10. Hola Sil:
    La consulta del material depende en parte del concabino, de la experiencia y de cada intérprete. Como he dicho en la entrada, yo prefiero tener información concisa o una lista con pocas palabras clave. El buen concabino trabaja en equipo y, por ejemplo, se adelanta al término difícil y busca entre glosarios y diccionarios para poder apuntar el equivalente. Si el discurso no es muy denso ni rápido sí que se puede hacer esa labor de búsqueda sin perder el hilo, como dices tú. Te dejo un extracto del libro de Gile donde lo explica muy bien (como ves, trabajo y preparación y nada de heroismo).

    ¡Un saludo!

    “d. Consulting documents in the booth When there is no passive colleague in the booth, interpreters can look for solutions in documents they have before them.
    The efficiency of this tactic varies greatly: looking for a term in a com mercial dictionary may require much time and processing capacity, but finding an important word in a document that was read and marked before the confer ence can be very fast. This is why it is important to pay attention to both the preparation of documents and their management in the booth. Instructors should show students how to make important names and terms stand out for quick reference, using highlighters or other means. Writing important techni cal terms and names on a sheet of paper in front of the interpreter (beside the glossary prepared for the conference) is another way of making them readily available. In particular, documents should be laid out in the booth, sorted, and marked in such a way as to minimize the time needed to access them and to recognize their identification numbers or titles, possibly with different stacks for each language, sorted by numerical sequence, type of document, etc.”

  11. Muchas gracias por el artículo. Para todo aquel que haya pasado por la carrera, la interpretación es todo un mundo aparte. Gracias por hacernos llegar sus secretos. 🙂

  12. Muchas gracias, unos pensamientos muy interesantes. Estoy empezando mi vida como intérprete, y, aunque actualmente trabajo principalmente en el área de servicios públicos, quiero entrar en el mundo de la interpretación simultánea. Lo poco que he hecho me ha encantado, y este artículo destaca algo que sale una y otra vez – la preparación es imprescindible.

  13. Acabo de ver este blog y me parece muy, muy interesante. Felicidades.
    Al hilo del comentario de Sil, desde luego en cabina puedes hacer muchas cosas que, efectivamente, en una consecutiva, tomando notas y delante de todo el público normalmente no puedes hacer. Por lo menos yo me veo buscando entre mis papeles ‘como una poseída’:-) como puedo hacer dentro de la cabina.

  14. ¡Gracias Sandra por tu comentario!
    La preparación como bien dices es imprescindible; hay personas a las que les resulta una labor algo tediosa, pero la verdad es que a mí el proceso de investigación casi detectivesco previo a la conferencia me divierte muchísimo 😉
    ¡Un saludo!

  15. ¡Hola Tere!
    Me alegra saber que te gusta el blog 😉 La entrada se refería lógicamente a la interpretación simultánea ya que, como dices, en consecutiva es bastante más complicado llevar y usar tanto material; como mucho un post-it con unas palabras clave o siglas 😉 …. el resto en la cabeza.
    ¡Muchas gracias por tu comentario!
    ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.