Para ser exactos

Si hay algo que nos pone los pelos de punta a los intérpretes es cuando el ponente hace un inciso en su discuro para explicar las sutiles diferencias entre 2 ó 3 términos de significado intercambiable en contextos generales, pero que en algunos ámbitos o disciplinas hay que emplear con cuidado porque tienen un significado bien distinto. Es el caso de «accuracy» y «precision», «exactitud» y «precisión». En el campo de la ingeniería, las ciencias, la industria y la estadística, por ejemplo, exactitud y precisión no son equivalentes.

exactitud_y_precisionLa RAE nos ofrece el significado más general:

Precisión: (Del lat. praecisĭo, -ōnis). 1. f. Obligación o necesidad indispensable que fuerza y precisa a ejecutar algo. 2. f. Determinación, exactitud, puntualidad, concisión. 3. f. Concisión y exactitud rigurosa en el lenguaje, estilo, etc.

Exactitud: (De exacto). 1. f. Puntualidad y fidelidad en la ejecución de algo.

Sin embargo, Ignacio Fernández Galván (en Wordreference) explica muy bien las sutiles diferencias de significado cuando se trata de un ámbito más técnico:

“Precisión” y “exactitud” tienen un significado concreto en el campo de la ingeniería y experimentación. Cuando se quiere medir alguna propiedad, normalmente se mide varias veces (por ejemplo, el contenido en calcio de un agua mineral) de manera independiente.

“Precisión” hace referencia a cuán constantes son las diferentes medidas. Si obtenemos siempre valores muy parecidos (para la misma agua), podremos decir que el método y aparatos que estamos empleando son muy precisos. Pero esto no garantiza que el resultado sea correcto. “Precisión” también se refiere a la finura con que pueden darse los resultados, hablando en plata: el número de cifras decimales con que se obtiene un valor.

“Exactitud” describe cúan cerca se hallan los valores medidos del valor real. Un termómetro bien calibrado puede darnos valores exactos de la temperatura. Uno mal calibrado puede que marque 37ºC cuando hace 40ºC, y sería poco exacto. Puede ser muy preciso, puede ser que cada vez que la temperatura es 40,00ºC el termómetro marque 37,26ºC, pero su exactitud deja mucho que desear. La exactitudo es más difícil de determinar que la precisión, puesto que normalmente el valor real de lo que queremos medir es precisamente lo que no conocemos, y por eso lo medimos.

Por ejemplo, el velocímetro de mi coche no es muy preciso: las divisiones están marcadas sólo cada 10 km/h, y además la aguja tiembla un poco, por lo que no tiene sentido dar una velocidad de 83,5 km/h, tendré que decir que es 80 km/h o, como mucho, 85 km/h.
Pero es que además tampoco parece ser muy exacto: Si intento mantener la velocidad constante (según marca el velocímetro) en torno a 120 km/h, tardo algo más de un minuto en recorrer dos kilómetros, lo que quiere decir que la velocidad real es menor de 120 km/h, suponiendo que tanto el reloj como las marcas kilométricas de la carretera sean precisos y exactos.
Si tuviera un coche moderno o un receptor GPS, podría tener un velocímetro mucho más preciso, que marcara incluso décimas de km/h en una pantalla digital, pero eso no diría nada sobre la exactitud, podría ser incluso peor.

La wikipedia también explica esta diferencia en el caso de la estadística:

Precisión se refiere a la dispersión del conjunto de valores obtenidos de mediciones repetidas de una magnitud. Cuanto menor es la dispersión mayor la precisión. Una medida común de la variabilidad es la desviación estándar de las mediciones y la precisión se puede estimar como una función de ella.
Exactitud se refiere a que tan cerca del valor real se encuentra el valor medido. En términos estadísticos, la exactitud está relacionada con el sesgo de una estimación. Cuanto menor es el sesgo más exacta es una estimación.
Cuando expresamos la exactitud de un resultado se expresa mediante el error absoluto que es la diferencia entre el valor experimental y el valor verdadero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.