Remotidad forzada

Nos ha tocado vivir un fin de año académico un tanto caótico y atropellado que nos ha cogido a todos con el pie cambiado. Ahora comenzamos nuevo curso con la misma incertidumbre pero con bastante aprendizaje a nuestras espaldas sobre formación y sobre digitalización.

La docencia no es mi actividad principal pero, siempre que puedo, sí que me gusta compartir experiencias –presencial o virtualmente– con otros intérpretes. La experiencia que he tenido con la formación en línea siempre ha sido buena; desde aquellos primeros webinarios con Educación Digital a los más recientes de Asetrad, pasando por cursos más extensos como los módulos de simultánea en la Universidad Intercontinental de México (UIC) o la participación en el Máster en línea de interpretación de conferencias de la UCAM. Plataformas síncronas o asíncronas, en la nube o en local, hay mil variantes y millones de posibilidades que, más que asustar, maravillan.

Esta pandemia no ha hecho más que confirmar que aprender y enseñar en línea no solo es viable sino que es una opción que ha venido para quedarse, por si había alguna duda 🙂 La formación ha tenido que reinventarse y no digamos la interpretación que ha sufrido de lleno los estragos de las medidas contra la Covid-19 con la cancelación o aplazamiento de innumerables congresos, charlas y demás actos.

Esta remotidad forzada también tiene lecturas positivas, iniciativas solidarias y mucho esfuerzo conjunto para buscar soluciones; ha traido oportunidades, nos ha obligado a cambiar y a adaptarnos a velocidad ultrasónica, demostrar resiliencia y ahora lo que nos toca es seguir avanzando, mejorando y explorando nuevas oportunidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.