Secreto profesional del intérprete: ¿Dónde está el límite?

Los intérpretes tienen que ser participantes imparciales, sin opinión, y estar sujetos a un código deontológico de confidencialidad y secreto profesional. Sin embargo, en el caso del que quiero hablar hoy, el intérprete ­-­en este caso, intérprete judicial- se sintió obligado a romper el silencio impuesto por el secreto profesional debido a la crueldad de las acciones judiciales en las que tuvo que participar.

Los hechos ocurrieron el 12 de mayo de 2008. Novecientos agentes del departamento de Inmigración y Control de Aduanas fuertemente armados y con el apoyo de helicópteros, avionetas, agentes estatales y policía local, arrestaron, esposaron y encadenaron a casi 400 trabajadores guatemaltecos y mexicanos indocumentados de Agriprocessors, Inc., una de las empresas cárnicas (matadero y envasadora) más grandes de Estados Unidos, ubicada en Postville, Iowa.

Uno de los intérpretes federales que trabajó en el caso fue Erik Camayd-Freixas, catedrático de literatura latinoamericana, director del Programa de Traducción e Interpretación y director de la Iniciativa de Investigación sobre Reforma Migratoria en la Universidad Internacional de Florida (EE. UU.). Erik Camayd-Freixas es doctor en letras por la Universidad de Harvard, crítico literario, analista de discurso, teórico social, y perito en lingüística forense para tribunales federales y estatales. Entre sus numerosas publicaciones, se destaca su libro, Realismo mágico y primitivismo, por su novedoso abordaje a la obra del Premio Nobel guatemalteco, Miguel Ángel Asturias. Además, ha capacitado a más de 3000 intérpretes y trabaja regularmente para las cadenas hispanas de Telemundo y Univisión, en la interpretación simultánea de debates y discursos presidenciales. Ha interpretado a nivel mundial para ocho jefes de estado, incluyendo al presidente Obama y al papa Benedicto XVI.

A raíz de su participación en el caso Postville como intérprete federal y saltándose el código deontológico de la profesión, Erik Camayd-Freixas realizó un informe escrito, una declaración oral al Congreso de Estados Unidos y salió en todos los medios denunciando la criminalización de los obreros y la política de intolerancia.

Dejo aquí un vídeo en el que Erik Camayd-Freixas explica las razones que le llevaron a actuar así y el texto que escribió a raíz de los acontecimientos. ¿Dónde está el límite – si lo hay- del secreto profesional?

Erik Camayd-Freixas (2008). Interpreting after the Largest ICE Raid in US History: A Personal Account. Florida International University (Vía: New York Times)

2 comentarios en “Secreto profesional del intérprete: ¿Dónde está el límite?”

  1. Pero lo importante es que lo hizo por bien, para denunciar algo malo, creo que en ese caso debería ser obligatorio ¿no?
    A mí lo que me interesaría es saber tu opinión. ¿no crees que ante una injusticia lo importante es actuar dejando atrás cualquier profesión?

    Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.