Yo también sé leer

owl-readingCuando al inicio de una conferencia vemos que el ponente de turno se sienta, se acomoda se ajusta las gafas y agarra los papeles … nosotros los intérpretes nos echamos a temblar …………. Todavía recuerdo con pavor a un ancianito irlandés que llegó con su ponencia bajo el brazo y, con total naturalidad se sentó y nos “deleitó” con una hora de lectura sobre redes artesanales de pesca …..

Jorge Wagensberg hizo hace unos años una lúcida descripción de este fenómeno que, afortunadamente, cada vez tiene menos adeptos:

En la mesa hay siete ponentes y un moderador. Cada uno dispone de 20 minutos para su intervención. Empieza la sesión. Cinco de ellos desenfundan un fajo de folios, bajan la cabeza y leen sin piedad. Los otros dos miran de frente, y hablan.

Cuentan, aunque quizá no sea cierto, que un viejo profesor universitario llegaba a clase con un vetusto magnetófono, lo ponía en marcha y volvía pasados 50 minutos para recuperarlo. Sus mejores clases estaban grabadas, ¿por qué renunciar a la perfección? Pero un día el viejo profesor olvidó el paraguas y regresó cuando solo habían transcurrido 20 minutos. Al abrir la puerta se quedó con el pomo en la mano y la boca abierta. En el aula vacía sonaba su voz, pero eso no era lo más sorprendente. Un centenar de magnetófonos de bolsillo giraban en silencio, uno en cada silla, grabando, muy aplicados, la clase del día.

El cerebro que ha escrito el texto que se está leyendo y el cerebro que ha grabado la cinta que se está escuchando tienen algo en común: ambos están ausentes. De hecho, el viejo profesor también podría haber optado por quedarse en el aula y mover los labios como si estuviera hablando. Un conferenciante que lee tiende a desconectar su cerebro; ¿por qué no va a hacer lo mismo su audiencia? Un conferenciante que habla es un cerebro que piensa, siempre a punto para la conversación. ¿Por qué acudir a una conferencia leída? Yo ya sé leer solito. ¿No podría alguien mandarme un folleto a casa?¿Acudir a una conversación sólo para hacerme cargo de las distancias que me separan del prójimo? ¿No podría el prójimo ser tan amable de enviarme sus distancias por correo? Conferenciante que hablas, tu imperfección es perfecta.

Vía: JORGE WAGENSBERG. El País, 2004.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.