Videoconferencias interpretables

Todos los avances tecnológicos que han acompañado nuestra profesión desde sus comienzos han sido polémicos y han generado cierto rechazo. Los cambios siempre generan incertidumbre o temor y no siempre se acogen con los brazos abiertos y una actitud receptiva (no hay más que releer el libro ¿Quién se llevó mi queso?).

El gran cambio en la profesión se produjo, sin duda, en los años veinte con la aparición de los equipos de interpretación simultánea, como bien cuenta Jesús Baigorri:

«En 1928, en la Organización Internacional del Trabajo (OIT) se organizó el primer curso de interpretación simultánea y se trabajó en 7 idiomas simultáneamente con el equipo inventado por el propio Filene y su socio Finlay. Y aunque oficialmente la interpretación simultánea nació en los juicios de Nuremberg (1945), la OIT la había impuesto ya en sus reuniones anuales».

«Para muchos intérpretes consecutivos, el salto a la interpretación simultánea significó una cierta pérdida de categoría […….] Es decir, pasar desde el podio donde intervenían a la cabina donde se convertían en voces anónimas, significó para algunos de ellos una experiencia incómoda, y para unos pocos, traumática. La mayoría se adaptó inmediatamente a la interpretación simultánea, pero hubo una dura batalla, que se libró aquí en las Naciones Unidas alrededor del año 1946. Ese fue el momento clave, porque ya existía la experiencia de Nuremberg y entonces aquí quisieron ensayar el sistema de interpretación simultánea. Al final, las dos modalidades se fusionaron y a partir de 1947 se formó una sección común y se impuso la simultánea como el método preferente de interpretación, aunque la consecutiva siguió vigente durante algunos años en el Consejo de Seguridad, por lo menos hasta 1971 y también en la Comisión Consultiva. En mi opinión, este salto de la consecutiva a la simultánea representó la conquista del tiempo».

Hoy en día el reto es aceptar el uso cada vez más difundido de la videoconferencia y la interpretación a distancia y lo cierto es que este cambio tecnológico también ha creado rechazo y reacciones encontradas. La videoconferencia generá una situación de tensión añadida al estrés habitual de la interpretación, y posiblemente ese mismo estrés genere esas respuesta de miedo o suspicacia hacia una tecnología que avanza a marchas forzadas. En junio del año pasado se celebró la II Cumbre de Interpretamerica y el grupo de trabajo sobre tecnologías debatió intensamente sobre intérpretes defensores y detractores de las nuevas tecnologías. Os recomiendo que le echéis un vistazo: Interpreting: Full Speed Ahead, Blazing a Trail Toward National Unity

Las Naciones Unidas fueron pioneras en la adopción de estas tecnologías que permitían interpretar a distancia, y superar la dimensión del espacio, como explica Jesús Baigorri:

«Si el paso de la interpretación consecutiva a la simultánea supuso la conquista del tiempo, ahora con la revolución de las telecomunicaciones estamos en condiciones de superar la dimensión del espacio …. En las Naciones Unidas se iniciaron ensayos pioneros de interpretación a distancia en los años setenta. Desde entonces ha habido cambios tecnológicos espectaculares que han permitido ampliar esas experiencias. Se han hecho reuniones con enlaces a distancia en la que parte de los oradores están en otro continente o continentes. Por ejemplo, en una ocasión yo interpreté en Yokohama un discurso del vicepresidente Al Gore pronunciado desde Estados Unidos. Otra vez tomé parte en una reunión en Nueva York en la que hubo participantes que intervinieron desde Ginebra y otros desde Addis Abeba. Recientemente, en Viena ha habido un experimento que va todavía más allá, ya que los intérpretes actuaron en una sala vacía, por medio de vídeo, durante todo un período de sesiones que celebraban en Ginebra. Esta es una revolución en plena fase experimental… yo creo que con el tiempo se va a imponer la interpretación remota no sólo en el lugar de trabajo, sino algo más: en un momento no lejano de nuestra historia, uno podrá estar en zapatillas en su casa, interpretando desde allí, con un ordenador, una pantalla y un equipo correspondiente… estoy convencido, no digo que esto sea lo ideal ni lo mejor, ni que se vaya a conseguir una calidad perfecta, pero es el perfil del futuro. La sensación general de los intérpretes que participaron en el experimento de Viena es que están más alienados, más cansados, y con mayor estrés».

En la Comisión Europea empezaron a utilizar también el sistema de videoconferencias hace algunos años, pero tuvo que pasar tiempo hasta que se consiguieron definir e implantar las condiciones técnicas idóneas para que las videoconferencias pudieran ser interpretables. José Esteban, intérprete y anterior jefe de la unidad Tecnología de Conferencia, Dirección General de Interpretación, DG SCIC (Comisión Europea) nos habla en este vídeo de Lourdes de Rioja (A word in your ear) de la videoconferencia, sus ventajas e inconvenientes y de cómo consiguieron asegurar la calidad necesaria.


Fuentes:

– Entrevista A Jesús Baigorri en El Castellano
– A word in your ear, canal en Youtube de Lourdes de Rioja
– Requisitos técnicos audiovisuales mínimos para la interpretación de videoconferencias: Comisión Europea
Annex1_Videoconf minimal requirementsrev1_01032011

1 comentario en “Videoconferencias interpretables”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.