La ETI en español


La Escuela de Traducción e Interpretación (ETI) de la Universidad de Ginebra en Suiza nació en 1941, en respuesta a las necesidades de la otrora Sociedad de Naciones y desde entonces, ha seguido vinculada a las organizaciones internacionales y se ha mantenido como una escuela pionera en su campo. De hecho, la ETI es una de las facultades más prestigiosas y antiguas del mundo y se considera un trampolín de posibilidades profesionales para sus licenciados. Alrededor de 500 estudiantes acuden a las aulas de la ETI para aprender traducción o interpretación con alguna de las combinaciones lingüísticas ofrecidas en esta institución: francés, alemán, italiano, inglés, árabe, ruso y español.

En el caso del español, la ETI ofrece una formación completa desde el Grado en Comunicación Multilingüe hasta el Máster en Traducción o el Doctorado. Fernando Prieto es el responsable de la Unidad de Español en la ETI, y en una entrevista concedida a la revista PuntoLatino hablaba sobre los estudios de traducción e interpretación y el mercado actual:

– El trabajar en su lengua materna —en este caso, el español—, en un país no hispanohablante, es un incentivo grande. Suiza es uno de los mayores mercados de traducción del mundo. ¿Tendría estimaciones sobre la cantidad de profesionales de traducción o interpretación de lengua española, dependientes y autónomos, que trabajan en Suiza?

Es muy difícil hacer ese tipo de estimaciones en un campo como el de la traducción y la interpretación, pues son muchos los ámbitos públicos y privados en los que se desenvuelven estos profesionales. Se puede hacer un recuento de las plantillas de funcionarios que traducen o interpretan hacia el español en las instituciones internacionales, pero incluso en esas organizaciones se recurre a profesionales externos y es difícil hacer cálculos precisos. Además de la dimensión institucional, que abarca a diversos empleadores públicos, son muchos los puestos cubiertos en entidades privadas como los bancos o las empresas de exportación y, cómo no, los traductores autónomos, que traducen para todo tipo de clientes. En el caso de los traductores jurados, por ejemplo, existen listados públicos, pero para el resto, los indicadores se obtienen de distintas fuentes y sólo pueden ser parciales. Por último, hay que tener en cuenta que también hay profesionales que cumplen tareas de traducción en combinación con otras de edición, gestión de proyectos multilingües, comunicación, etc. Por tanto, no me aventuraré a dar cifras concretas, pero sí diré que estamos hablando de cientos de profesionales en Suiza…

– En la ETI ofrecen carreras desde BA hasta MA y Doctorado. ¿También ofrecen cursos en formación permanente? o ¿especializaciones?

El BA que ofrecemos es un programa de grado de tres años en comunicación multilingüe que da una formación universitaria de base para después elegir una especialización en traducción (traducción especializada —la opción más demandada—, traductología, terminología o informática aplicada a la traducción) o interpretación. Además, periódicamente se ofrecen cursos de formación continua que permiten profundizar en aspectos concretos de la práctica profesional tanto a los recién titulados como a traductores e intérpretes en activo. En nuestro campo, las especializaciones son muy diversas, y el aprendizaje continuo, un denominador común a todas ellas. En el semestre de primavera, por ejemplo, se ofrecerá un curso sobre la traducción jurídica en las organizaciones internacionales (todos los programas de formación continua se encuentran en: http://www.unige.ch/formcont/programmes).

– La Universidad de Ginebra tiene una lista de posibilidades de intercambio con universidades latinoamericanas (Argentina, Colombia, Perú, Bolivia…) que son más bien atractivas para los estudiantes que tienen el español como lengua segunda. ¿Hay otras posibilidades de intercambio con universidades francófonas y germanohablantes (con las de lengua inglesa, seguro que sí…)?

Efectivamente, tenemos acuerdos con muchas universidades de distintos países donde se hablan los idiomas de trabajo de la ETI. Para los estudiantes de lengua materna española, que tienen el inglés y el francés como «lenguas pasivas», son especialmente interesantes los destinos correspondientes a esos idiomas; por su parte, los estudiantes que tienen el español como segunda lengua pueden elegir entre varias universidades españolas y algunas hispanoamericanas. Además, las relaciones con otros centros no dejan de ampliarse, tanto en el contexto del programa Erasmus como en el marco de acuerdos bilaterales, y estamos intentando dar un impulso a los vínculos con Hispanoamérica. En la siguiente página se pueden encontrar todas las posibilidades actuales de intercambio (incluidas también las universidades de lengua alemana a las que hacía referencia en su pregunta): www.unige.ch/eti/. La estancia en el extranjero es normalmente una experiencia muy enriquecedora que complementa la experiencia multilingüe y multicultural que de por sí supone estudiar en la ETI. No hay que olvidar que nuestros propios estudiantes tienen procedencias muy diversas y, además, recibimos a muchos estudiantes de intercambio cada año.

– ¿Para un trabajo eficiente, además de la formación general como traductor o/e intérprete, los candidatos deben tener una o algunas disciplinas de especialidad? Por ejemplo, ciencias jurídicas, comercio, política internacional, literatura, etc.

No se les exige de entrada, pero los estudios de traducción en la ETI se orientan hacia las especializaciones en traducción jurídica y económica (incluidas algunas materias de teoría del derecho y economía), por ser las más valoradas en el mercado de nuestro entorno. Ahora bien, a partir de la base del BA, el MA permite consolidar una metodología profesional sobre la que asentar otras especializaciones (científica, técnica, informática, literaria, etc.). De hecho, se valoran mucho los conocimientos previos de otras disciplinas y, si no se cursa el BA (que permite pasar directamente al posgrado en traducción), se puede hacer el MA en Traducción a partir de otras titulaciones, siempre y cuando se superen unas pruebas de ingreso en las que se evalúan las competencias lingüísticas imprescindibles.

En definitiva, un buen traductor profesional es, ante todo, un experto lingüístico que maneja la lengua de trabajo con el máximo rigor y aplica la metodología traductora (análisis textual, procedimientos de traducción, normas de redacción, terminología, herramientas informáticas, investigación documental, etc.) a temas muy diversos que le exigirán reforzar un segundo pilar de conocimientos sustantivos según la especialización que elija (derecho, economía, tecnología, etc.). De ahí que al traductor se le considere tradicionalmente una pequeña «enciclopedia andante» con una enorme habilidad para profundizar en distintas disciplinas; y de ahí la versatilidad de nuestra formación, que permite el desarrollo de carreras muy diversas según los perfiles e intereses de los titulados.

Todo lo dicho se puede aplicar también a la interpretación, siempre con la especificidad que imponen la oralidad y el carácter más inmediato de la mediación de los intérpretes. Para el MA en Interpretación, por las destrezas orales que requiere, es imperativo que todos los candidatos (también los de nuestro BA) superen unas pruebas de ingreso específicas.

– Los estudiantes se especializan en traducción o en interpretación. ¿Pueden hacerlo en ambas especialidades?

El BA ofrece una formación más general que incluye materias de traducción y la posibilidad de hacer una introducción a la interpretación. Después, para el MA, se debe elegir entre traducción e interpretación, aunque, por supuesto, los estudiantes pueden llegar a cursar los dos programas de MA si lo desean y cumplen todos los requisitos (se ha dado algún caso).

– ¿Qué lugar ocupa hoy la traducción automática como medio de trabajo? Según se vea esta disciplina, tiene un lugar en la lingüística general y también en la lingüística aplicada a la traducción…

Digamos que, más concretamente, forma parte de la lingüística computacional, que a veces se confunde con el campo de la traducción asistida por ordenador (TAO). En él se desarrollan aplicaciones muy útiles, por ejemplo, para ayudar al traductor a recuperar automáticamente segmentos de textos previamente traducidos que vienen a nutrir sus propias memorias de traducción. Esas herramientas se han extendido en todos los entornos de trabajo (tanto institucionales como autónomos) con el fin de conseguir una mayor eficacia y productividad. Ahora bien, los resultados dependen de cada contexto, temática y corpus de textos, y de la capacidad de optimizar el uso a medida de esas aplicaciones.

Si pasamos de la TAO en general a la traducción automática propiamente dicha, damos un salto hacia programas con una utilidad por lo general más restringida, salvo en contextos «controlados» (por ejemplo, redacción de originales con arreglo a ciertas normas que facilitan la labor a la máquina), sobre todo en empresas de sectores técnicos y con necesidad de revisión y edición por profesionales humanos. En ese sentido, a mi modo de ver, la ambición inicial y las limitaciones de la traducción automática han dado paso al pragmatismo y la generalización actual de la TAO.

– ¿Los estudiantes en nivel avanzado hacen traducciones para el comercio, la industria, las instituciones? ¿Cómo funciona esa posible bolsa de trabajo? PuntoLatino se interesaría mucho en estos anuncios.

Sí, la ETI mantiene una comunicación fluida con distintos entes que tienen necesidades de traducción y cada cierto tiempo ofrecen plazas para hacer prácticas, por ejemplo, en algunas organizaciones internacionales. Nuestros vínculos con la industria y las instituciones han sido un elemento distintivo y un valor añadido de la ETI durante toda su historia. Nosotros intermediamos para difundir la información que nos llega sobre oportunidades de trabajo y, en determinados casos, recomendamos a los candidatos que nos parecen más idóneos. Luego corresponde a los empleadores la decisión final.

Vía: Swissinfo, PuntoLatino y ETI

3 comentarios en “La ETI en español”

  1. Jajaja ¡Cuánto tiempo cuñao! Este blog no es lo mismo sin tus visitas llenas de apoyo y moral para la autora XD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.