Primera parada: Roscoff

dsc_0134

dsc_0083

dsc_0140Roscoff, localidad de la Bretaña francesa, es conocida por la calidad de su ‘oignon rose’, su cebolla rosada, cuya planta se cultiva allí desde el siglo XVII. Actualmente, unos cien agricultores de Roscoff continúan con el cultivo orgánico de estas cebollas, que son plantadas en marzo, recolectadas en agosto, y vendidas entre octubre y febrero. Tradicionalmente, las cebollas rosadas de Roscoff se atan, venden en trenzas. El atado del cuello de la cebolla impide la entrada de aire, por lo que así se conserva fresca durante unos seis meses.

La mitad de la producción se vende en el Reino Unido. Desde la década de 1920, primero a pie, y más tarde en bicicleta, familiares de los cultivadores de cebollas de Roscoff viajan a Gran Bretaña para vender las cebollas rosadas en mercadillos y puerta a puerta. Bautizados como Petitjeans o Johnnies, en 1929 había unos 1.500 de estos vendedores ambulantes. Actualmente, sólo unos 20 Johnnies mantienen la tradición y cada mes cruzan el Canal de la Mancha en ferry para vender las cebollas rosadas en las Islas Británicas, tal y como hacían sus antepasados.

Vía: Gourmet’s blog, Alberto Roldán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.