Kató Lomb

Me temo que la entrada de hoy puede resultar algo extensa, pero merece la pena. Se trata de un personaje un tanto curioso y admirable: La intérprete Kató Lomb. Kató Lomb nació en 1909 en Hungría (Pécs), el 8 de febrero (el mismo día que mi suegra, pero unos cuantos años antes), y murió no hace mucho en Budapest (el 9 de junio de 2003). Fue traductora, un genio de los idiomas (¡hablaba sólo 17!) y una de las primeras intérpretes simultáneas del mundo.


Se licenció en física y química, pero enseguida empezó a interesarse por los idiomas; de hecho aprendió 16: búlgaro, chino, danés, inglés, francés, alemán, hebreo, italiano, japonés, latín, polaco, rumano, ruso, eslovaco, español y ucraniano. Tamaña proeza fue resultado de un gran esfuerzo como autodidacta y del planteamiento práctico con el que siempre se enfrentaba a un nuevo idioma.

Como intérprete visitó los cinco continentes, viajó a cuarenta países y resumió su experiencia y aventuras en un libro titulado An interpreter around the world (“Egy tolmács a világ körül”).

Su técnica, por llamarla de alguna manera, se basaba en la motivación, la autodisciplina o el control mental (afirmaba que había que estar totalmente convencido de que se iba a lograr el objetivo, de que se contaba con voluntad inflexible y aptitudes extraordinarias para los idiomas) y en contextualizar las palabras, algo que resulta de los más necesario, sino esencial, en la interpretación simultánea.

Como decía antes, una de sus palabras clave era el interés o la motivación. De hecho Lomb no creía que existiera un talento innato para los idiomas sino que la capacidad o habilidad para aprender un idioma nuevo dependía en gran medida de la relación entre dos factores: La motivación (siempre se puede encontrar 10′ al día para algo que nos interesa) y la inhibición (miedo al ridículo, a meter la pata, etc.). Estaba convencida de que cuanto más motivados estemos y menos inhibidos, antes conseguiremos hacernos con un idioma.

También hacía hincapié en trabajar las tres “autos”: La autolexia (lectura), la autographia (expresión escrita) y la autologia (expresión hablada). En este sentido, si estábamos aprendiendo polaco –por poner un ejemplo– recomendaba leer todo lo que cayera en nuestras manos en polaco, escribir también en polaco, ideas, pensamientos o experiencias aunque fuera de manera rudimentaria; e intentar hablar para uno mismo en polaco sobre lo que pensamos o lo que vemos en la calle.

No soportaba los diálogos fabricados de los libros de texto así que su método preferido era hacerse con una novela (de un tema que le interesara mucho) en el idioma que estaba estudiando y así era como empezaba a descifrar y desenmarañar los aspectos básicos del idioma: la esencia de la gramática y las palabras más importantes. No se desanimaba por que surgieran expresiones raras o complicadas, las dejaba de lado, pensando que tarde o temprano surgiría lo importante (para ella el verdadero problema era que el libro perdiera interés o se tornara aburrido y no creía que fuera esencial saber si el policía estaba espiando al asesino desde un endrino o desde un espino). Tampoco usaba diccionario porque decía que atentaba contra el placer de leer y descubrir los textos. Al leer iba anotando en el margen lo que iba entendiendo de los libros.

Otra de sus palabras clave era el contexto. Para Lomb el contexto era esencial para entender cualquier texto o discurso, pues nos puede ayudar a darle sentido a palabras que no entendemos. Además, nunca estudiaba palabras de manera aislada, siempre estaban asociadas al texto donde las había leído o al contexto donde las había encontrado o las memorizaba insertas en frases (algo muy útil para recordar el género de las palabras). Memorizaba “frases hechas” que luego podía usar en un sinfín de situaciones. Recomendaba también usar ciertas frases a modo de ‘plantilla’ para estructuras típicas de ese idioma o para modismos; aplicándolas se podían construir estructuras más complejas con mayor facilidad.

No se desmoralizaba por cometer errores o fallos, atacaba los idiomas como si de fortalezas se trataran, desde muchos flancos: leyendo los periódicos, escuchando la radio, viendo las películas sin doblar, asistiendo a cursos en el idioma extranjero, trabajando la gramática, carteándose, y conversando con amigos nativos, etc.

Desde luego, Kató Lomb es una inspiración para muchos lingüistas, traductores e intérpretes; ha sido objeto de numerosos estudios e investigaciones sobre los políglotas y el aprendizaje de los idiomas, pero más allá de sus consejos para hacerse con un idioma desconocido creo que lo más admirable es su ejemplo de tesón, disciplina y automotivación.

22 comentarios en “Kató Lomb”

  1. Resulta muy inspirador leer sobre alguien como Kató Lomb. No la conocía, pero me encantaría leer su libro “An interpreter around the world”. ¿Cómo lo puedo encontrar?
    Sigo este blog con mucho interés… No hay muchos blogs escritos en español sobre la interpretación.
    Saludos,
    Ruth.

  2. Creo que desde este momento el nombre de la húngara no se me va a quitar de la cabeza.
    Espero ser, por lo menos, una mínima parte de lo que fue Kató Lomb. Desde luego tener, ya tiene mi admiración.

  3. ¡Hola!

    Son ejemplos como este los que te animan a seguir adelante. Soy estudiante de Traducción e Interpretación y estaba pensando justo antes de toparme con este artículo en lo frustrante que resulta tener que andar con el diccionario siempre cerca cada vez que me adentro en alguna obra más farragosa de lo normal. Desde luego lo he leído en buena hora, este enfoque resulta de lo más inspirador…

    Felicidades por el blog, hay artículos muy interesantes 🙂

  4. Gracias Ruth por tu comentario. Por desgracia el libro de Lomb no está traducido ni al inglés ni al español (que se sepa). Por lo que he leído, tan solo está en húngaro y además está agotado. El que sí está traducido es: “Polyglot: How I Learn Languages”, una obra de lo más interesante que detalla su estrategia de aprendizaje de idiomas.
    Espero que te sirva. Un saludo…….

  5. Gracias Blanca por tu comentario y por tus amables palabras sobre el blog. Como le decía a Ruth, en el libro de Lomb “Polyglot….” la autora explica en qué consiste su método de aprendizaje de idiomas. Espero te sea de ayuda. Un saludo …

  6. Verdaderamnente es muy bueno leer este tipo de articulos o biografias acerca de personas como ella porque pienso que como estoy tan adentrado en el tema de los idiomas y lo dificiles que son,llegas a pensar que eres el unico, con los mismas dudas, con los mismos problemas o dificultades ademas es grato encontrarse tambien con los comentarios de otras personas…Espero poder leer el libro…bye

  7. Your blog is excellent and I keep on reading it.

    Currently I am living in Budapest and I will surely try to find this book!

  8. Thank you for your support! And if you manage to read the books by Lomb, send me a summary that I will certainly post … there are mamny Spanish interpreters and linguists in general who will appreciate it ;-D
    Thanks again for your comment

  9. Excelente artículo, me han resultado interesantísimos sus “trucos”, especialmente aprender frases en lugar de palabras. Me haré con el libro sin duda.

    Enhorabuena por el blog

  10. ¡Qué inspiración me da! Espero conseguir por lo menos una pequeña parte de lo que ella consiguió en la vida. Voy a buscar su libro “Polyglot…”. Una gran mujer. Gracias Bootheando por más un artículo interesante. Sigo con mucho interés su blog.

  11. Thanks for your comment, Ralph! And for pointing to lomb 10 commandments at Interpreters.free! I’ll have a look! 😉

  12. ¡Gracias, Dora! En la página de wikipedia sobre Kató Lomb encontrarás el enlace a la versión en inglés de su libro “Polyglot”.
    ¡Un saludo!

  13. ¡Muchas gracias Sandra! Como le he dicho a Dora, en la página de wikipedia sobre Kató Lomb encontrarás el enlace a la versión en inglés de su libro “Polyglot” 😉
    ¡Un saludo!

  14. Hola Clara:

    Qué bueno que hayas recuperado esta entrada. Me gustaría leer su libro “Polygot: How I learn languages” porque me llama la atención que leemos los libros en otro idioma de forma similar y me gustaría conocer mejor su método. ¿Has leído el libro? ¿Has publicado alguna reseña?

    Un abrazo,
    Judith

  15. Yo tuve la inmensa suerte de conocerla y trabajar con ella. Era una persona entranyable, simpatica y llena de humor. Nuestra profesión le debe mucho, pues fue ella en nuestro país la que declaró por primera vez que traducir/interpretar es una profesión. Su dicho preferido que yo repito mucho en todas partes es: “Hay una sola cosa en el mundo que merece la pena no saber hacerlo bien: hablar idiomas”.

  16. Hola!
    Gracias por haber puesto y repuesto el artículo. Soy húngara y la conocí a Kató – hace como 30 anos -, en una conferencia, en Budapest: las dos trabajamos como interpretes, ella, con todos sus idiomas,en la cabina húngara, y yo, principiante, en la cabina francesa. Kató era una persona muy agradable, inteligente. Sus colegas y amigos se recuerdan de ella con mucho carino.
    Un abrazo,
    Agnes

  17. Qué gran ejemplo esta mujer! Hablaré de ella y su método de aprendizaje con mis alumnos de francés! Gracias por este artículo .)

  18. Qué gran ejemplo esta mujer! Hablaré de ella y su método de aprendizaje con mis alumnos de francés! Gracias por este artículo .)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.