Dificultades y descubrimientos

Las unidades de medida siempre dan quebraderos de cabeza a los traductores que tienen que sopesar si hacer la conversión pertinente (normalmente del sistema imperial al internacional) o dejar las unidades originales traducidas incluyendo una nota del traductor que incorpore la equivalencia. Los intérpretes nos zafamos de este dilema porque, lógicamente, la opción de la conversión queda desestimada ;-), pero no hay que olvidar que para la mayoría de nosotros las cifras son el auténtico talón de Aquiles (además de nombres propios y siglas), especialmente el enredoso billion [En 2005, la Real Academia Española incorporó el término «millardo» (mil millones) para evitar la ambigüedad del billion inglés que, como sabemos, no equivale a nuestro billón, como era el caso hace tiempo en inglés británico, sino a 1.000 millones: el valor del billion americano. La palabra billion se traduce por «mil millones» o «millardo» y trillion se traduce por «billón»]. Con las unidades también tenemos nuestros rifirrafes: y es que, a pesar de una buena preparación, es inevitable, sobre todo al principio, que aparezcan unidades no pertenecientes al SI, con las que no habíamos contado, o de aplicación exclusiva en algún sectores específico; problema que se evita no solo con la preparación sino contando con una lista exhaustiva en cabina. Lo que no había previsto yo hace unos cuantos años era el uso informal de las unidades. Todavía recuerdo la cara de estupor que se me quedó al oír hablar a un científico británico (no cabía la posibilidad de error en la pronunciación) de cumecs con total naturalidad. Sobrepuesta de esa conmoción de milésimas de segundo que en ocasiones nos sobreviene en cabina, decidí repetir la unidad tal cual sonaba y averiguar más tarde de qué se trataba. El conferenciante me explicó que el cumec era una medida de caudal (algo que ya había quedado claro por el contexto), y que en realidad era la abreviatura de cubic metre per second, un término informal que en plural se decía cumecs (cumec = 1 m3/segundo).

Y ya puestos, y como el saber no ocupa lugar, aprovecho para compartir otro descubrimiento léxico también relativo a la potamología [Potamología es el estudio de las aguas fluviales (del griego potamos (Ποταμός) = río), que abarca conceptos como los de su caudal, cauce, cuenca, curso o corriente, régimen fluvial, dinámica fluvial, perfiles (longitudinal y transversal), afluentes y su importancia, ecología, flora, fauna, recursos hídricos e hidroeléctricos, navegación fluvial, etc. ]. Se trata del término stage que, en este contexto, significa altura o nivel de agua.

CUMEC. Volumetric flow rate, also called discharge, volume flow rate, and rate of water flow, is the volume of water which passes through a given cross-section of the river channel per unit time. It is typically measured in cubic meters per second (cumec) or cubic feet per second (cfs), where 1 m³/s = 35.51 ft³/s; it is sometimes also measured in litres or gallons per second. The cumec is a slang term commonly used between workers in the measurement of water flow through natural streams and civil works, but rarely used in writing. Data in units of cumec are used along the y-axis or vertical axis of the a flow hydrograph, which describes the time variation of discharge of a river (the mean velocity multiplied by cross-sectional area). A moderately sized river discharges in the order of 100 cumecs. One cumec is equivalent to 35.3147 cubic feet per second in the United States customary units.

STAGE. Stage is the height of the water surface, in feet, above an established altitude where the stage is zero. The zero level is arbitrary, but is often close to the streambed.

1 comentario en “Dificultades y descubrimientos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.