Colaboración estratégica en la cabina de interpretación

Si las relaciones en el trabajo no siempre son fáciles –al fin y al cabo es una convivencia forzada con desconocidos a los que vemos más que a nuestra propia familia y amigos–, huelga decir que si esa relación se tiene que fraguar en un contexto de gran tensión y exigencia cognitiva, dentro de un espacio confinado como el de la cabina de interpretación, se necesita de una dosis adicional de buena voluntad para que la convivencia transcurra con normalidad.

Lo ideal sería que existiera una buena relación entre los intérpretes, basada en la solidaridad, el apoyo, la colaboración y el respeto, de tal forma que pudieran constituir un equipo de trabajo capaz de lograr los mejores resultados. Sin embargo, en ocasiones esto no sucede, y lógicamente una situación así redunda en una merma de la calidad final. Muchas veces los problemas tienen su origen en las diferencias de carácter o choques de personalidad entre los intérpretes, también influye el hecho de que éstos tengan diferente grado de veteranía, de preparación o distintas maneras de entender la profesión.


Fotografía cortesía de Downing street

No hace mucho leí un artículo (Jensen, J.B., 2006. The strategic partnership in the conference interpreting booth. Proceedings of the Annual Meeting of the American Translators Association) de John B. Jensen de la Universidad Internacional de Florida (EE. UU.) que precisamente ahondaba en la importancia de las relaciones estratégicas en la cabina de interpretación. El artículo de Jensen detallaba los aspectos clave para conseguir el éxito en esta cooperación, así como las principales dificultades, sin olvidar los aspectos importantes que hay que negociar antes de abrir la puerta de la cabina. Además, en su artículo el autor incluía los resultados de un estudio preliminar que realizó con un grupo de intérpretes profesionales a quienes pedía que contestaran a varias preguntas relativas a diferentes aspectos del trabajo en equipo, un asunto al que no siempre se le da la importancia que se merece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.